¿La modificación genética es socialmente reprochable? Victimología

Somos amos y esclavos, estamos aquí y no estamos tenemos los ríos purpura.

Ana Janeth Ibarra Quiñones

De acuerdo a la trascendencia de la Constitución Política de 1991, se suscitó en Colombia un cambio en la cultura jurídica obligando al Estado como a los ciudadanos a establecer derechos fundamentales conocidos también como de primera generación o personalísimos, deberes y responsabilidades reciprocas, entre ellos se encuentra el Artículo 13 el cual reza lo siguiente:

Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica. El Estado promoverá las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas en favor de grupos discriminados o marginados. El Estado protegerá especialmente a aquellas personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan.

Reflexionando sobre el artículo denominado Victimología y Genética del Profesor de Posgrado de Instituciones- Jurídico Penales Abelardo Rivera Llano de la Universidad Nacional de Colombia y la Película “Los Ríos de Color Púrpura” (Les Rivieres Pourpres), los ríos de color purpura significa la sangre perfecta y habla de cómo crear al hombre optimo lo cual es una mezcla de hijos de atletas con hijos de intelectuales, esto es una selección muy minuciosa de fuerza física y mental. Tanto el articulo como la película tienen en común la eugenesia, La idea de mejorar la raza humana siempre ha estado presente en la historia de la civilización, también han sido objeto de comentarios el intento de consolidarla como una ciencia, la presencia de movimientos eugenésicos en varios países del mundo, el holocausto nazi y, finalmente, el resurgimiento de la eugenesia a raíz de la decodificación del genoma humano. Nuestro objetivo es dar un repaso por los movimientos eugenésicos que tuvieron lugar a mediados del siglo XX, el resurgimiento de la eugenesia y los adelantos con los que contamos actualmente.

Villela y Linares en su artículo: Eugenesia. Un análisis histórico y una posible propuesta (2011) establece que:

La búsqueda de la perfección en el ser humano no es nueva, ya que desde la antigua Grecia se tiene registro de distintos proyectos en diferentes contextos históricos que se propusieron alcanzar esta meta. Después de estudiar varios de estos proyectos sociales podemos concluir que hay tres elementos constantes: a) la idea de que es posible perfeccionar al ser humano, b) la existencia de subhumanos, es decir seres que no son considerados como personas, y c) la idea de perfección biológica y psicológica ligada al progreso en distintos sentidos sociales.

La historia del siglo XX nos enseñó que dejar completamente en manos de un Estado totalitario los criterios y fines del perfeccionamiento humano termina con la lúgubre realidad de los campos de concentración. Esto es, que un modelo de eugenesia dirigido y controlado por el poder político conducirá muy probablemente a una catástrofe moral.

En un esfuerzo por mejorar la situación social, recuperando los fines más positivos de la eugenesia, y frente a la lucha por las libertades individuales que ha caracterizado la historia social reciente desde la segunda mitad del siglo XX, la alternativa de varios autores consiste en entregar a la autonomía individual la capacidad para dirigir los criterios de tal perfeccionamiento humano, y que además sea el mercado el que dirija y regule el desarrollo de la eugenesia. Sin embargo, cabe preguntarse si solo tenemos estas dos opciones: o la eugenesia totalitaria o la eugenesia liberal controlada por el mercado capitalista.

Para adentrarnos más en el tema clave es preciso resaltar que Gina Kolata y Pam Belluck en el artículo publicado en el periódico The New York Times (2018) establece que Los Institutos Nacionales de la Salud tienen prohibido financiar este tipo de investigaciones. Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos emitieron un informe en 2017 que concluía que la modificación de genes de embriones humanos solo debería ser aceptable en las circunstancias más extremas. Tendría que usarse solo para corregir un trastorno genético grave que ocasione una enfermedad o discapacidad; solo en caso de no haber otras alternativas; solo si hay evidencias sustantivas de que los beneficios serían mayores a los riesgos, y solo si hay un plan implementado para dar seguimiento a los niños cuyos genes se hubieran modificado.

En base a lo anterior podemos inferir que ética y moralmente  la práctica de la modificación genética es socialmente reprochable, aunque existen  científicos rebeldes que convencen de participar en estos experimentos a parejas que desconocen el riesgo derivado para los bebés. Además, cuando esos niños crezcan, heredarían los genes alterados a sus hijos y a los hijos de sus hijos, durante generaciones y frente a los fetos o seres que son objeto de dicha modificación si son considerados como víctimas de acuerdo a los planteamientos victimológicos, teniendo en cuenta que a los mismos científicos les preocupa que este sea el primer paso hacia el uso de la modificación genética para crear gente con inteligencia, belleza o capacidades atléticas extremas. Pero eso no es posible por ahora. Se cree que dichos rasgos se ven afectados tal vez por cientos de genes que actúan al mismo tiempo, los cuales, a su vez, se ven afectados por el entorno.

Para concluir podemos tomar de Ospina, W. (2012) en su ensayo basado en la lámpara maravillosa esboza que:

Los seres humanos aprendemos, y porque aprendemos somos peligrosos. No somos una inocente abeja destilando para siempre su cera y su miel, sino criaturas admirables y terribles capaces de inventar hachas y espadas, libros y palacios, sinfonías y bombas atómicas. Nuestras virtudes son también nuestras amenazas; el privilegio de pensar, el privilegio de inventar y el privilegio de aprender comportan también aterradoras responsabilidades, y u n filósofo se atrevió ya a decirle a la humanidad algo que ella no esperaba oír: «perecerás por tus virtudes» (p. 30).

BIBLIOGRAFÍA

Constitución Política. (1991). Disponible en: http://www.constitucioncolombia.com/titulo-2/capitulo-2/articulo-67

Ospina, W. (2012). Ensayo basado en la lámpara maravillosa. Cuatro ensayos para la educación y un elogio de la lectura. Bogotá, Colombia. Penguin Random House grupo editorial.

Kolata, G y  Belluck, P. (2018).  ¿Por qué los científicos están tan molestos con los primeros bebés Crispr?. Disponible en: https://www.nytimes.com/es/2018/12/07/espanol/primeros-bebes-geneticamente-editados.html

Deja un comentario

Contenido